Babycall (2011)

Comprar un walkie vigila-bebés para controlar a tu hijo de 10 años es bastante raro,pero si además empiezas a escuchar golpes y gritos por la misma frecuencia,entonces la cosa se pone fea.

Anna es una joven madre que se acaba de mudar con su hijo Anders a un piso tutelado por los servicios sociales. La razón es que el padre del chaval perdió la cabeza y trató de tirarle por la ventana para comprobar la veracidad de la famosa teoría de Isaac Newton.
Afortunadamente Anna llegó a tiempo para evitar la tragedia y pidió una orden de alejamiento contra su perturbado marido.


Una vez instalados en su nuevo hogar,madre e hijo tratarán de llevar una vida normal dentro de lo posible,algo harto complicado por varias razones.
En primer lugar tienen a una pareja de los servicios sociales entrando y saliendo de su piso cada dos por tres para comprobar que el crío vive en un ambiente adecuado.Para colmo uno de los funcionarios es un tipo libidinoso y repelente que no duda chantajear a la pobre Anna para llevársela al huerto.
"O me afeitas el vello de los hombros o me llevo a tu hijo para siempre..."



En segundo lugar está la actitud paranoica y controladora de Anna,comprensible hasta cierto punto después de lo ocurrido, pero que supone una gran barrera a la hora de relacionarse con el resto del mundo.


Por último está el problema de las lagunas mentales; y es que Anna ya sea por falta de sueño o vaya usted a saber por qué,se queda en ocasiones en blanco,olvida dónde ha estado e incluso le cuesta distinguir lo real de lo imaginario.



Toda esta situación la conduce a comprar un vigila-bebés para controlar los pasos de su hijo dentro de casa.


¿Quién podría culparla por estar un poco ida?: pasó de estar casada con un abogado lunático y homicida a liarse con este filiforme y bigotudo dependiente que la duplica en edad.


Sin embargo cuando enciende el intercomunicador,en vez de escuchar a su hijo oirá los gritos y lamentos de otro niño.Al preguntar en la tienda se enterará de que esos sonidos extraños son en realidad interferencias de otro sistema de vigilancia que usa la misma frecuencia, y que podría abarcar un radio de 50 metros.
 A partir de ese momento Anna no sólo tendrá que preocuparse por la seguridad de su hijo,sino que tendrá que averiguar quién está detrás de esos maltratos antes de que sea demasiado tarde.


Se podría decir que "Babycall" es prácticamente un drama con leves pinceledas de misterio y un toque sobrenatural.
El principal problema de esta producción nórdica es un final lamentable que arruina por completo una misteriosa e intrigante historia bastante bien construida.
Resulta curioso como lo que podría haber sido una buena película termina abrazando los clichés más manidos del género,dejando al espectador un regusto más bien amargo.

Afortunadamente la gran actuación de Noomi Rapace equilibra un poco la balanza.
Recomendable con reservas.

"Amenaza en la sombra" (1973) con Donald Shuterland a la cabeza sería una buena opción.La película francesa "Juego de niños (2001) también guarda ciertas similitudes con "Babycall" aunque se centra bastante más en la parte de misterio.

Un par de pinchazos sobaqueros con unas tijeras de cocina y alguna salpicadura de sangre.


Ni medio centímetro de carne en toda la película.




  









0 comentarios :

Comentarios,amenazas,agradecimientos...