The killing Floor (2007)


Cuando uno elige ser agente literario piensa en una vida plácida,leyendo libros en albornoz sobre el sofá de su casa mientras degusta un buen reserva del 78 y los cheques se van amontonando en su billetera.Después de ver esta película queda claro que esa profesión debería ser declarada de riesgo.

David Lamont es un joven triunfador con muchos ceros y algún que otro uno en su cuenta corriente.Su pequeña fortuna la ha amasado cobrando comisiones a escritores por publicar sus novelas.Hasta ahí todo normal,una profesión tan respetable como la de taxidermista o capador de gorrinos.
El problema es que el tipo,en su afán por subir peldaños en el escalafón social,ha ido haciendo enemigos por todas partes,pisoteando a sus amigos,humillando a clientes etc.
De momento el karma no le ha devuelto la moneda,pero no tardará mucho en hacerlo


Debido a su éxito arrebatador,David decide mudarse de casa y compra un lujoso apartamento de tres plantas con ascensor incluido, en el centro de Manhattan. Y como un piso de 400 metros cuadrados es mucho para un sólo hombre, decide organizar un fiestón con amigos y compañeros de trabajo,y de paso tratar de que alguna joven de buen ver caiga en sus redes.

Si hay evidencias de que en tu casa ha entrado un extraño lo mejor que puedes hacer es entregar una copia de las llaves a la tipeja fácil que conociste la noche anterior.



La velada transcurre dentro de lo esperado aunque con algún que otro sobresalto.Las cosas sin embargo comenzarán a ponerse feas justo después.

De madrugada David se despierta sobresaltado por el timbre del portal.Se trata de un detective acompañado por un tipo enajenado que dice ser el auténtico propietario del piso y exige recuperar su propiedad de inmediato. 

Por extraño que esto parezca lo que ocurre al día siguiente lo supera con creces. Al volver del trabajo y entrar en casa,se dará de bruces con un extraño sobre que contiene varias macabras fotos de cadáveres ensangrentados.
Inspeccionándolas más a fondo,David se dará cuenta de que el suelo donde yacen los cuerpos se parece sospechosamente al del baño de su casa.

Afortunadamente el procedimiento para extraer  piezas dentales mejoró notablemente con la aparición de la anestesia y los fórceps.


A las siniestras instantáneas se les unirán unos no menos inquietantes vídeos en los que aparece David durmiendo en su cama a pierna suelta,grabados por supuesto desde el interior de su lujoso ático.
Abrumado por las circunstancias,David tratará de averiguar quién se esconde detrás de todo: ¿será el tipo al que supuestamente está suplantando,algún cliente descontento o quizá un amigo resabiado al que perjudicó en el pasado?

"The Killing Floor" es un thriller desigual.Su comienzo es misterioso y prometedor,pero lamentablemente se pierde en un desarrollo un tanto vacío que parece no conducir a ninguna parte.El inesperado final en cierto modo deja un buen regusto en el espectador,aunque no hay que olvidar que la explicación final parece cogida con alfileres amén de estar bien masticada como toda película americana que se precie.

En resumen,una película correcta,con fallos evidentes y algunos agujeros en el guión,pero entretenida en su conjunto.


"Tenebre" (1982) de Dario Argento cuenta la historia de un escritor acosado por un asesino que se inspira en sus novelas para acabar con sus vícticmas. "En la boca del miedo" (1994) de John Carpenter veremos como Sam Neill encarna a un detective contratado por una editorial para investigar la extraña desaparición de su novelista estrella.Ambas tienen bastante en común con "The Killing Floor",aunque muy superiores a ésta.

Cuatro gotas de sangre y poco más.

Una escena de sexo en la que se intuyen los senos de una mujer.




 






0 comentarios :

Comentarios,amenazas,agradecimientos...