Un hacha para la luna de miel (1970)


Un Patrick Bateman de pelo en pecho.

John Harrington es un hombre rico,poderoso y atractivo.Es el propietario de un lucrativo negocio de alta confección que se dedica en exclusiva a la confección de vestidos de boda y a la organización de sesiones fotográficas y desfiles.

La relación con Mildred,su mujer, es más bien fría, de ahí que no nos sorprenda verle cortejar a las despampanantes modelos que trabajan para él.


Pese a estar loco,el señor Harrington nunca pierde sus modales.


Pero el principal problema de John no es su promiscuidad, sino su salud mental, y es que este playboy de cabello ahuecado está como una auténtica regadera.
De pequeño quedó traumatizado por la extraña muerte de su madre, y desde entonces siente un impulso irrefrenable por matar. Concretamente tiene una especial fijación por las mujeres que están a punto de contraer matrimonio.

El de la izquierda es el entrañable Jesús Puente con peluquín..y creedme..¡no es broma!

Cada vez que una de sus modelos abandona la empresa para casarse, John termina asesinándola.

Los crímenes son una especie de terapia para él. Cuanto más mata,más cerca está de resolver el traume que le atormenta desde niño.



-Visualmente muy por encima de los "Giallos" de la época. Excelentes localizaciones,iluminación y decorados.
-Revelar la identidad del asesino nada más comenzar,lejos de suponer un lastre se convierte en todo un acierto.
-La misteriosa motivación del asesino nos mantiene en vilo toda la película.

-Las escenas de violencia están rodadas torpemente.
-Se echa en falta un poco más de suspense en la trama.



John Harrington: "Me llamo John Harrington.Tengo 30 años. Soy un paranoico.Paranoico. Una palabra fascinante, tan civilizada,llena de posibilidades.En realidad estoy completamente loco. Y esa certeza que al principio me atormentaba, ahora ha llegado a resultarme divertida.Nadie sospecha que soy un demente, un asesino peligroso.No...creo que nadie lo sospecha. Ni mi esposa Mildred, ni los empleados de mi casa de modas, ni por supuesto mis clientes".
-"Bajo el vestido, nada" (1985): Un asesino armado con unas tijeras está asesinando a las modelos más cotizadas de Milán. Un ranger americano se desplazará a la ciudad italiana para proteger a su hermana sin saber que esta ha desaparecido.

-"La Víctima designada" (1971):Stefano acuerda con un Conde un intercambio de asesinatos.Él matará al hermano del aristócrata,a cambio de que el noble asesine a su mujer.

A pesar de los numerosos asesinatos no hay ni tan siquiera un atisbo de violencia gráfica. Sangre impregnando cuchillos y nada más.


Tan solo un plano del trasero de una de las conquistas del señor Harrington.

Un "giallo" bastante interesante y original en su planteamiento. Desde el primer momento conocemos la identidad del asesino,pero no por ello el filme pierde interés. El director sustituye hábilmente el enigma de la identidad del asesino por el misterio que entraña el origen de su paranoia.
Muy cuidada visualmente,lo único que se puede achacar a esta obra del maestro Bava es la falta de suspense en algunos tramos y la poca interacción entre el asesino y el detective.
Recomendable.



 


0 comentarios :

Comentarios,amenazas,agradecimientos...