Ahora empiezan los gritos (1973)


La maldición de la mano errante.


La Joven Catherine se acaba de casar con el acaudalado noble Charles Fengriffen,y para estar junto a él, decide trasladarse a vivir a su castillo.

Parece que el destino le tiene reservada a esta bisoña muchacha una vida de lujo y comodidad como nunca antes había conocido, sin embargo todo se torcerá desde el primer instante.


En el trabajo hay muchas mujeres que sufren el acoso de sus superiores, y es que hay jefes que tienen la mano muy larga.

Catherine comenzará a tener unas extrañas y aterradoras visiones; en ellas se le aparece un extraño individuo sin ojos y con una mano amputada. Incluso llega a ver como la extremidad cercenada la persigue por los pasillos de la mansión.

Charles trata de quitarle hierro al asunto,pero sus explicaciones no convencen demasiado a su mujer. 

¿Habéis escuchado alguna vez esos anuncios en los que nos prometen cambiar nuestra bañera por un plato de ducha en un tiempo récord y por un importe inferior a 600 euros?


Los sirvientes guardan absoluto silencio sobre lo que allí ocurre, y cada vez que alguien trata de arrojar un poco de luz sobre el asunto, termina falleciendo en extrañas circunstancias.

Todo hace indicar que estas apariciones fantasmagóricas tienen algo que ver con Henry Fengriffen, abuelo de Charles, y con un leñador que vive en las tierras del noble desde hace tiempo.

-Las localizaciones y los decorados.
-La presencia del icono del cine de género de la época Peter Cushing.
-Los generosos escotes de la protagonista.

-La trama se desarrolla con una lentitud que llega a exasperar y ciertas situaciones resultan terminan siendo algo repetitivas.
-Le falta algo de tensión. Quizás el exceso de iluminación y la elección de la música tengan bastante que ver.




Catherine: ¡Qué casa más encantadora!
Charles Fengriffen: La construyeron mis antepasados hace más de 300 años.
Catherine: ¿Tiene fantasmas?
Charles Fengriffen: Muchos fantasmas...jinetes sin cabeza,jinetes sin caballo..de todo.



-"Pesadilla diabólica" (1976): Una familia acepta un trabajo como guardeses de una vieja mansión gótica. Nada más entrar se percatan de que algo raro ocurre allí dentro. Varias muertes se suceden, y con cada defunción, la casa parece rejuvenecer.

-"Besökarna" (1988): Un matrimonio americano se traslada a Suecia por cuestiones de trabajo, y adquiere una preciosa casa en el campo. Todo parece perfecto, sin embargo da la sensación de que hay algo siniestro entre esas cuatro paredes. La familia terminará pidiendo ayuda a un experto en fenómenos paranormales.

El efecto más logrado (para la época) es el de una mano cortada a la altura de la muñeca que anda por el suelo y estrangula a la gente. También veremos las apariciones fantasmagóricas de un hombre sin ojos y con una mano amputada, amén de alguna que otra salpicadura de sangre.



La protagonista se pasa la película entera luciendo corpiños y camisones que realzan su busto hasta límites insospechados, pero ningún momento osa desnudarse.
En una escena veremos el pecho de una mujer que se está bañando,y sus posaderas cuando sale del agua.

"Ahora empiezan los gritos" es un largometraje de terror clásico simplemente correcto.
Cuenta con un gran elenco de actores del género y unas buenas localizaciones, pero resulta un poco lento en su desarrollo y en ocasiones hasta repetitivo. Quizás si el secreto de la trama se hubiese revelado antes (la verdad no sale a la luz hasta los últimos 20 minutos de película) y de forma progresiva, el ritmo de la película hubiese ganado muchos enteros.

Aún así,y para tratarse de una película con un presupuesto muy reducido, "Ahora empiezan los gritos" se deja ver, y probablemente satisfará a los amantes del cine de terror clásico tipo Amicus o Hammer.






 

0 comentarios :

Comentarios,amenazas,agradecimientos...