Las 10 películas de tiburones más absurdas de la historia


Desde que a mediados de los años setenta James Cameron aterrorizara a las audiencias de medio mundo con "Tiburón", las "monster movies" de escualos han experimentado un meteórico descenso a los infiernos en cuanto a calidad y creatividad se refiere.

En las dos últimas décadas, si excluimos  algunas producciones dignas como "Deep Blue Sea" (1999), "Open Water" (2003) o "Bait" (2012), la tendencia se ha agudizado considerablemente.

Como fieles seguidores del cine de terror podemos culpar de este declive a los productores sin escrúpulos que buscan hacer caja de un modo fácil, a la popularización de los efectos digitales que ha traído consigo un evidente abaratamiento de los costes de producción o a la palpable falta de ideas que lleva instalada en Hollywood desde hace unos cuantos años.

Sea cual sea el motivo de este fenómeno, en este artículo repasaremos los 10 filmes de tiburones más disparatados de la historia. Algunos se han estrenado y otros están a punto de inundar las estanterías de los videoclubs más selectos/infames.




Un tiburón blanco es aterrador,que duda cabe,pero ¿qué me dicen de un escualo prehistórico de 15 metros de largo? Pues esa es la premisa de este filme canadiense.

 Una compañía petrolífera decide realizar un sondeo en un lago,a instancias de un reputado científico, para tratar de encontrar una bolsa de oro negro.
Sin embargo los torpes operarios perforan demasiado profundo ("frase textual que se repite unas 20 veces durante el metraje"). Las consecuencias de estos actos temerarios no se hacen esperar, y en menos de un santiamén un enorme tiburón que llevaba más de 200 millones de años echándose la siesta en las entrañas de la Tierra, sale a la superficie hambriento y cabreado.
Pese al largo periodo de  letargo este engendro está en plena forma y pronto sembrará el pánico en los alrededores del pantano.


Sus víctimas serán tres jovenzuelas ecologistas de buen ver que decidieron acercarse al lugar para boicotear la prospección y de paso ligar bronce, y un grupo de ladrones de arte que tratan de recuperar un cuadro del fondo del agua.

Un disparate de la cabeza a los pies,con unos efectos digitales dignos de un videoclip de David Hasselhoff.


video



Cuando uno escucha que algún productor descerebrado pretende llevar a cabo una película de tiburones protagonizada por los miembros de ese aborrecible programa llamado Jersey Shore, solo espera dos cosas:
A-Que los actores sean los propios participantes del concurso.
B-Que todos sean masacrados brutalmente por los escualos.

Lamentablemente en este filme perpetrado por la cadena televisiva Syfy no tendremos ni lo uno ni lo otro.
Aquí no hay ni rastro de Snooki, "La situación" o J-Wow, y lo que es peor, sus dobles de saldo contratados para la ocasión terminan la película sin un rasguño.


Decepciones a parte, el argumento de la película es simple y casposo. De nuevo una compañía  realiza una perforación en la bahía de Nueva Jersey liberando a un grupo de furibundos tiburones-toro que se dirigen hacia la playa a velocidad de vértigo.
Por supuesto los únicos que testigos de la catástrofe que se avecina son estos majaderos de cabello engominado.
Por delante tendremos hora y media de efectos sonrojantes, humor de sal gruesa y situaciones absurdas.


video
Un cuerpo,dos cabezas y seis mil dientes. Así reza el eslogan de este sub-producto cocinado a fuego lento en los cuarteles de  los muchachos de "Asylum Pictures". 
Dos tiburones no asustan a nadie, ahora, un tiburón de dos cabezas es harina de otro costal.

En este largometraje los guionistas no se andan por las ramas. Ni tan siquiera se nos explica de forma peregrina el origen de esta aberración de la naturaleza. Simplemente sabemos que está ahí y que está deseosa de engullir humanos,barcos y lo que se le ponga por delante.

La historia comienza de la forma más casposa posible. Dos jovencitas ligeras de cascos (y de ropa) se encuentran haciendo esquí acuático remolcadas por una lancha motora pilotada por dos tipos en estado de embriaguez. Ni que decir tiene que todos terminarán hechos añicos por el tiburón bicéfalo en menos que canta un gallo.



Acto seguido la acción se centrará en la tripulación de un barco que sufre el ataque del deforme escualo y se ve obligada a refugiarse en un islote desértico.
Ahí es cuando el asunto se desmadra y los disparates se van encadenando uno detrás de otro.
Para empezar los miembros de la expedición deciden rastrear el terreno en busca de chatarra con la que reparar el agujero del casco del barco, sin percatarse de que es un lugar inhóspito en el que no ha pisado un humano en siglos.
El tiburón por su parte es capaz de voltear embarcaciones y agujerear buques pero no puede atravesar la madera.

El único aspecto positivo de este sinsentido es la presencia de la curvilínea Carmen Electra, aunque desafortunadamente jamás se quita el ceñido biquini que lleva puesto.

video




Otro híbrido del averno salido de la factoría Syfy. En esta ocasión nos enfrentamos a una bestia salvaje mitad tiburón y mitad calamar gigante.
¿Cómo pudo la sabia naturaleza crear tamaño engendro? Muy sencillo,esta mutación no ha sido el resultado de años y años de evolución, sino la consecuencia de unos experimentos genéticos realizados por gobernantes sin escrúpulos.

Como ya comenté en el artículo "los 10 villanos más bizarros de la serie B" , la marina de los Estados unidos de América decidió desarrollar un arma de combate mortífera. Sin embargo esta vez no se trataba de un submarino nuclear de última generación, ni de misiles o torpedos indetectables.  En esta ocasión decidieron apostar por la ingeniería genética, y contrataron al doctor Nathan Sands (Eric Roberts) para que crease una bestia dócil y demoledora: el sharktopus.


Cuando esta aberración de la ciencia esta lista para ser mostrada a un grupo reducido de miembros del gobierno,una avería termina por liberar al monstruo en plena zona turística (Puerto Vallarta) donde miles de inocentes veraneantes se convertirán en el almuerzo perfecto.


Y no hay mucho más que contar, los valientes que decidan echar un vistazo a esto,padecerán hora y media de diálogos de besugos, tiburones relucientes de aspecto plastificado insertados digitalmente con calzador y jovencitas esculturales en biquini que no conocen lo que es el top-less.


video

Venecia,mafiosos y tiburones,combinación letal.
El problema de Venecia no es que se este hundiendo poco a poco ni el olor fétido que inunda sus calles. El principal problema de este lugar son los tiburones. Como lo oyen,escualos italianos aterrorizando a gondoleros y atónitos turistas día y noche.

Stephen Baldwin es un avezado submarinista que decide desplazarse a la ciudad de los canales junto a su novia Laura para investigar la extraña desaparición de su progenitor,arqueólogo y como no,también submarinista.



Sin embargo, tras zambullirse en las turbias aguas venecianas para encontrar alguna pista, Baldwin se topa con el oro perdido de los Medici. Un tipo con suerte pensaréis. Error, puesto que la mafia local anda detrás del tesoro y no dudará en emplear los métodos más ruines para conseguirlo.Eso incluye secuestrar a la novia del protagonista,proferir insultos típicamente italianos y fumar puros.

Así que tendremos al amigo Stephen tratando de esclarecer la desaparición de su padre,intentando arrancar a su novia de las garras de la mafia,mientras esquiva a unos escualos por los canales de Venecia.

Sublime y frenético a partes iguales.


video

Para sopresa de propios y extraños, la película "Zombie Strippers" originó una nueva corriente de largometrajes chuscos que combinaban desnudos gratuitos con temática zombie o de vampiros.
Ejemplos claros de esta tendencia los tenemos en títulos como "Lesbian Vampire Killers", "Strippers vs. Werewolfs" o "Zombies vs. Strippers".

"Gatorshark vs. Zombie Cheerleaders" va un paso más allá,combinando este tipo de cine con las monster movies de híbridos tan en boga en los últimos años.

La película narra la fuga de un engendro mitad caimán,mitad tiburón, de un laboratorio secreto del gobierno.
Por otro lado un grupo de voluptuosas muchachas se encuentran pasando unos días en un campamento de animadoras. 
¿Existen ese tipo de campamentos? En esta película si.
El caso es que las jovencitas están allí para mejorar sus dotes de animadoras y triunfar en los próximos campeonatos mundiales de animación, que deben ser algo así como los juegos olímpicos de verano,pero con menos ropa...si cabe.

El caso es que los individuos que construyeron el campamento lo hicieron sobre un antiguo cementerio maldito, y ahora todas las campistas han sido atacadas (e infectadas) por zombies putrefactos y malolientes.
Las tres protagonistas deberán repeler los ataques de los muertos vivientes, mientras esquivan los feroces ataques del "gatorshark".
¿Alguien da más?







Hasta ahora se pensaba que para evitar los ataques de tiburones bastaba con alejarse del agua.
Nada más lejos de la realidad. En "Avalanche Sharks" tenemos a un enorme escualo moviéndose con soltura por las cordilleras nevadas de Aspen. 
¿Cómo es posible? No me pregunten, se trata de un monstruo prehistórico, quién sabe si hace millones de años los tiburones vivían en la montaña,cazaban cabras y se afilaban los dientes en los riscos.

El caso es que durante las vacaciones de primavera unos avispados empresarios han montado una competición de bikinis. En efecto,una concurso de mujeres en paños menores,con 0ºC de temperatura y rodeados de nieve.



Hasta ahí todo "normal". El problema comienza cuando un incauto practicante de snowboard origina una avalancha. Sin saberlo el tipo desencadenará una auténtica catástrofe, y no por el daño que pudiera causar el alud, sino por que debajo de toneladas y toneladas de polvo blanco,se encuentra un gigantesco tiburón que lleva cientos de siglos dormido, esperando salir para sembrar el caos.



Tiburones en la nieve y ahora tiburones en la arena. ¿Tienen algo que ver estos dos disparates? Por supuesto que si. "Avalanche Sharks" es la secuela oficial de "Sand Sharks". 
¿Es posible que un bodrio de este calibre haya tenido tanto éxito como para originar una segunda parte?
En realidad no. De hecho "Sand Sharks" fue un auténtico fracaso tanto en el mercado doméstico como en televisión.
En cualquier caso lo que aquí tenemos son tiburones atacando bajo la arena,tragando colillas de cigarrillo a diestro y siniestro y de paso arrancando alguna que otra cabeza y extremidad.

La explicación que da la doctora Sandy Powers (Brooke Hogan) a este extraño fenómeno es que se trata de  tiburones prehistóricos...y ya está. El Sheriff local no pide más explicaciones y trata de acordonar la zona para evitar males mayores.



El problema es que su hijo,interpretado por  Corin Nemec,conocido por su fabuloso papel protagonista en la inolvidable serie de los 80' "Parker Lewis nunca pierde", tiene otros planes.
El joven tiene previsto organizar una fiesta en plena playa y no tiene ninguna intención de cancelar el evento.

Por lo tanto ya sabemos a qué atenernos: chicas en biquini,cero desnudos,tiburones borrosos hechos con CGI y gente embriagada por doquier.


video


Tiburones por tierra,mar..¡y aire!
Si amigos, los chicos de "Asylum Pictures" lo han vuelto a lograr.
Tiburones surcando los cielos en busca de carne humana. Insuperable.

A estas alturas del artículo pensareis que la explicación a este prodigio de la naturaleza reside en el origen prehistórico de los escualos o probablemente en un experimento genético fallido.
Siento decepcionaros,pero por una vez los tiros no van en esa dirección.

En este caso los guionistas prefirieron recurrir al tema de las catástrofes meteorológicas...y de las gordas.

Los pobres habitantes de Los Ángeles sufrirán los efectos de un devastador huracán que inundará por completo la ciudad de agua y de tiburones.

Pero,por si esto fuera poco, los vientos huracanados procedentes del desierto, formarán unos gigantescos tornados que llevarán de un lado para otro a los hambrientos escualos.

Para poner la guinda al pastel,podremos deleitarnos con la presencia de dos estrellas de capa caída: Tara Reid e Ian Ziering (Steve en "Beverly Hills 90210: Sensación de vivir").
Como podéis apreciar la espera merecerá la pena.





¿Una película protagonizada por Jeffrey Combs haciendo de doctor loco con bigote puede ser mala? Ciertamente si,aunque cueste creerlo.

"Hammerhead" es una mezcla bastarda de "El malvado Zaroff" (1932) y "La isla del doctor Moreau" (1977) sin presupuesto,ni ideas y con unos efectos más que chapuceros.

La historia se centra en el personaje de Combs, el doctor Preston King, un científico contratado por una gran corporación farmacéutica para llevar a cabo un proyecto de investigación para curar el cáncer. 
A Combs el problema le toca de cerca ya que un hijo suyo murió no hace mucho a causa de un cáncer de riñón.

El caso es que los de la empresa sospechan de los experimentos que está llevando a cabo el buen doctor (en una isla remota), y deciden enviar a un grupo de científicos a examinar su trabajo.




Cuando llegan al islote y se encuentran con Combs, éste les desvelará lo que en realidad ha estado haciendo  durante todos estos años.
El tipo ha pasado de buscar la cura contra el cáncer a crear una raza de híbridos mitad humano,mitad tiburón-martillo.

Y aún hay más. Combs les presentará a su supuesto hijo difunto, al que ha usado como conejillo de indias. El chaval está vivo,pero ha pagado un alto precio (ver foto).
Así pues,los científicos,liderados por un obeso William Forsythe,tendrán que dar esquinazo al hijo mutante mientras tratan de acabar con el tinglado que tiene montado el doctor en el peñasco.

Lo peor sin duda de esta cinta son los efectos especiales. Los productores encargaron un traje de goma para la bestia protagonista,pero como no quedaron convencidos con el resultado,optaron por crear al bicho por completo con CGI.
El producto final tampoco les satisfizo,así que en última instancia se decantaron por una solución intermedia: usar el traje de látex y retocar la imagen posteriormente de forma digital. Un error garrafal  a la postre, que debieron susbsanar en post-producción oscureciendo todos los planos en los que sale el engendro.
Hay que verlo para creerlo.



video


11 comentarios:

Dave-G dijo...

JAJAJAJjajajajaj a tope con las películas mierder!!!!!

Dave-G dijo...

en two headed shark attack también sale la hija de hogan!

HORRORFANATICO dijo...

Cierto...sale en 3 de las 10...ha tomado el relevo de su padre que también protagonizó en su día mierdas solemnes como Suburban Commando o Santa with muscles.

mario dijo...

Gracias por subir las joyas que subis,sos un genio,hay una peli que la vengo buscando hace rato, se llama Fin De Semana Sangriento de 1976 o Death Weekend,espero que la puedas subir.saludos groso

HORRORFANATICO dijo...

Agradezco mucho tus palabras Mario!Conozco la película y la tengo.En cuanto pueda la subo.un saludo!

Cine Morge dijo...

Buenisimo tu blog! ojala el mio llege a ser algún dia la mitad de bueno que este! Felicidades!

HORRORFANATICO dijo...

¡Muchas gracias por tus palabras!Me alegra que te haya gustado.¿Cuál es el tuyo que le echo un ojo?

Ángel Sánchez dijo...

¿Se sabe donde conseguir Hammerhead?

Por cierto, el blog es una pasada. ¡Me encanta el sistema de puntuaciones!

David T. dijo...

¡Me alegro de que te guste! En cuanto a Hammerhead,la tengo en la recámara.Próximamente subiré la crítica y la película.Un saludo.

HariRari dijo...

Yo he visto la de sharknado y sharktopus pero vamos que las otras tienen una pinta fina fina... imprescindible que salgan tetonas con menos cerebro que el tiburón en cuestión :)

David T. dijo...

Si,jeje.La verdad es que hay que compensar de alguna manera la pésima CGI y la discutible calidad de los actores, y la más eficaz es la de introducir alguna mujer de busto prominente,al menos para contentar al público masculino.

Comentarios,amenazas,agradecimientos...