10 ídolos juveniles que cayeron en el pozo de la serie B (2ª parte)






En Hollywood los hijos de actores siempre lo tienen más fácil a la hora de conseguir papeles, pero a la larga las comparaciones con sus progenitores pueden llegar a perjudicarles.
Emilio Estevez mostró predilección por el cine desde muy pequeño,influido sin duda por la figura de su padre, Martin Sheen. 
Ya en el colegio filmó algunos cortos amateurs junto a varios amigos suyos que luego serían también estrellas del séptimo arte como Sean Penn o Rob Lowe. Incluso llegó a participar de extra en Apocalípsis Now.
Cuando alcanzó la mayoría de edad, decidió dejar los estudios y probar suerte en el cine.
Su carrera tardó muy poco en despegar,sobre todo tras el éxito juvenil "Rebeldes" (1983) de Francis Ford Coppola.



Durante los 80' fue uno de los actores juveniles más solicitados, participando en cintas de culto como "Repo Man" (1984), "El club de los 5" (1985) o "Arma joven" (1988).
A medida que fue cumpliendo años los papeles de joven díscolo comenzaron a escasear y su carrera inició un lento declive.
A principos de los 90' consiguió un notable y sorprendente éxito con la comedia infantil producida por la factoría Disney  "Somos los mejores" (1992), un oasis en el desierto si tenemos en cuenta que a partir de ahí, sus papeles se redujeron al mundo de las TV movies y al cine de serie B más casposo.
Ejemplos claros de este descenso a los infiernos son "Con el arma a punto" (1993) una parodia mediocre sobre filmes tipo "Arma Letal" o "Un dólar por los muertos" (1998), un spaghetti western de sobremesa con Jordi Mollà en el reparto.
Afortunadamente pudo llenar el vacío de la interpretación con su faceta de director, tarea para la cual parece que está bastante más dotado.


video



Corey Feldman estaba destinado a ser una estrella infantil del cine desde que nació.
Antes casi de saber hablar ya había protagonizado numerosos anuncios televisivos y conseguido varios papeles en series de éxito como "Vacaciones en el mar" o "Cheers".
Sin embargo su salto a la fama se empezó a fraguar con su personaje de "Tommy Jarvis" en la secuela del éxito dirigido por Sean S.Cunningham "Viernes 13,último capítulo" (1984). Con este trabajo llamó la atención de los grandes estudios, y su rostro comenzó a resultar familiar para el gran público. "Gremlins", "Los Gonnies", "Cuenta conmigo" o "Jóvenes Ocultos"...parecía que el joven Corey sería la nueva sensación de Hollywood.


Sin embargo este adolescente de sonrisa pícara no supo digerir demasiado bien el éxito y su azarosa vida nocturna comenzó a pasarle factura. Los papeles importantes comenzaron a escasear, y pronto se vió obligado a protagonizar comedias bastante mediocres junto a su inseparable amigo Corey Haim.

Entre escándalo y escándalo le puso la voz a Donatello en la saga "Las Tortugas Ninja" aunque su época más interesante para nosotros empieza con el cambio de siglo,cuando Haim abraza definitivamente el mundo del cine de bajo presupuesto, participando en cintas como "El vengador tóxico 4" (2000), "Puppet Master vs Demonic Toys" (2004) y las dos secuelas infames directas a vídeo de "Jóvenes ocultos" (1987).

Pese a todos los papeles disparatados que el Gran Corey ha interpretado en su prolífica carrera, no hay nada que de más vergüenza ajena que su fallida incursión en el mundo de la música, donde sus tics a lo Michael Jackson ruborizaron a más de uno...




video


Otro niño prodigio que dilapidó una prometedora carrera por sus inconfesables addicciones. Su caso no es tan grave como el de Troy McClure y su "piscifilia", pero sus más famosos escándalos incluyen alcohol,todo tipo de drogas y prositutas.
Slater comenzó muy joven en el mundo de la publicidad. De ahí dio el salto a la gran pantalla con inolvidables papeles en filmes como "El nombre de la rosa" (1986),dando la réplica a Sean Connery o "Escuela de Jóvenes Asesinos" (1988), donde compartía cartel con las estrellas emergentes Winona Ryder y Shannen Doherty,arrebatando el papel entre otros a Brad Pitt.

Consiguió con éxito superar su imagen de icono juvenil, convirtiéndose en un valor seguro en taquilla con "blockbusters" como "Robin Hood,príncipe de los ladrones" (1991),la brutal "Amor a quemarropa" (1993) o "Broken Arrow" (1996).


No obstante,como ya he mencionado, su desefrenada vida nocturna comenzó a alejarle de las grandes producciones,y en poco tiempo se vio relegado al sub-mundo del cine enfocado al mercado doméstico.
En esa época oscura, que se extiende hasta la actualidad,Slater nos deleitó con un sinfín de infames largometrajes que van desde "El hombre invisible II" (2006), secuela infecta de la abominable cinta dirigida por Paul Verhoeven hasta "Dolan's Cadillac" (2009), una pasable adaptación de un relato corto de Stephen King en la que hacía de mafioso sin escrúpulos, pasando por "Guns,girls and gambling" (2011),bodrio infumable en el que también engañaron para participar a Gary Oldman.

Sea como fuere, nada más vergonzoso que este anuncio de los "Boy Scouts" que me recuerda inevitablemente a ese gran vídeo que perpetró Frank Cross (Bill Murray) en "Los fantasmas atacan al jefe", promocionando el especial de navidad de la IBC.


video



Está claro que Elliott era el que compartía el protagonismo con E.T. en el clásico de la ciencia-ficción dirigido por Steven Spielberg, sin embargo C. Thomas Howell tampoco pasó desapercibido en su papel de "Tyler".

De la noche a la mañana el espigado californiano se convirtió en un ídolo para las jovencitas de medio mundo, algo que se multiplicó exponencialmente tras su papel en "Rebeldes" (1983).
Posteriormente mantuvo en vilo al público de medio mundo con la escalofriante "Carretera al infierno"(1986) donde trataba de sobrevivir a un demente Rutger Hauer.


Los críticos auguraban un gran futuro para Howell, sin embargo su pésima intuición a la hora de escoger papeles provocó que en poco tiempo se encontrase interpretando títulos menores que pasaban desapercibidos en la cartelera. Quizás todo hubiera sido diferente si Robert Zemeckis lo hubiera elegido para el papel de "Marty McFly" en "Regreso al futuro".Lamentablemente el director prefirió a Eric Stolz, posteriormente sustituido como todos sabemos por Michael J. Fox.

Lo más interesante es que, con la creación de esa brillante productora de cine de serie B, serie Z y "exploitation" pura y dura llamada Asylum Pictures, Howell vivió ( y sigue viviendo) una segunda juventud, al menos económica. Al actor no se le cayeron los anillos al tener que protagonizar varios de los rip-offs más indecentes de los últimos años, que incluyen una copia descarada de "La Guerra de los Mundos" ("H.G. Wells War of the worlds"), un calco de bajo presupuesto de "El Código Da Vinci" ("Da Vinci treasure") y una imitación casposa de "Ultimátum a la Tierra" ("The day the Earth stopped").

Y por si no habéis visto ninguna de estas películas, aquí tenéis el trailer de una de estas vergonzosas producciones, para que sepáis lo que os estáis perdiendo.

video


En los años sesenta un bigardo de metro ochenta,cuerpo estilizado y mirada penetrante se hizo un hueco en el corazón de millones de adolescentes. Jan-Michael Vincent pasó en poco tiempo de papeles testimoniales en series televisivas como "Bonanza" o "Lassie" a codearse con John Wayne en "Los indestructibles" (1969) o Robert Mitchum en "Regreso al hogar" (1971).

Su aspecto de niño bueno y adorable llamó la atención de los ejecutivos de la Disney, que no duraron en ofrecerle el papel de Nanu en la comedia "El hijo de la jungla" (1975). A este trabajo le siguieron el western "Muerde la bala" (1975) junto al gran Gene Hackman o la cinta post-apocalíptica de culto "Callejón mortal" (1977) compartiendo cartel con George Peppard.
Su éxito más notable y con el que tuvo el honor de ser uno de los actores mejor pagados de la televisión de su época, fue la miniserie "Vientos de guerra" (1983), cobrando alrededor de 200.000 $ por episodio.




Sin embargo Vincent tuvo que lidiar toda su carrera con su adicción a las drogas y sobre todo al alcohol,algo que acabó por pasarle factura cinematográficamente hablando.

Durante los noventa su declive fue notable. Ahí es cuando empezó a zambullirse de lleno en el cine de bao presupuesto,dando vida a todo tipo de rocambolescos personajes en cintas de lo más execrable.
Inolvidables se han convertido sus papeles en "Alienator" (1990), "Xtro 2" (1991) o "El vendedor de helados" (1995). 

Jan-Michael Vincent puede que no sea el más conocido de la lista,pero sin duda merece estar en lo más alto. El tipo lo tenía todo para triunfar y acabó tirándo su carrera por el retrete.
Al menos no tuvo reparo en protagonizar algunas de las cintas más casposas de la historia para saldar sus cuentas con la destilería "Jack Daniel's".

video


 






0 comentarios :

Comentarios,amenazas,agradecimientos...