La casa stregata (1982)


Giorgio Allegri es un perdedor nato. Trabaja en un banco en el que no es más que un títere. Los clientes le tratan como a un esclavo, sus compañeros de trabajo no paran de mofarse de él y su jefe le ve como un auténtico bufón.
Para colmo el pobre comparte su infecta y reducida habitación de pensión con su gigantesco y voraz doberman Gaetano.

Todo esto no parece el caldo de cultivo adecuado para casarse con su bella novia Candida, sin embargo pronto la suerte del atolondrado Giorgio dará un giro radical.


Una buen aislamiento nos ayudará a no tener que aguantar los molestos ruidos de nuestros vecinos.



Sin comerlo ni beberlo el tipo encontrará una increíble vivienda a bajo precio.
Se trata de una gigantesca villa a las afueras de la ciudad con piscina, jardín y sirvientes incluidos.

Giorgio no es el tipo más inteligente del mundo,más bien todo lo contrario, pero ni siquiera a él se le escapa que el asunto huele a cuerno quemado.

Tras pasar unos días en la casa, nuestro torpe protagonista descubrirá la cruda realidad: ¡la casa que va a compartir con su prometida está encantada!



No todos los espíritus de las casas encantadas tienen mal carácter.



Su duración: 135 minutos de agonía.

El guión es tan disparatado que hasta incluye la aparición del increíble Hulk (en versión italiana).

A pesar de haber una maldición y una casa encantada de por medio, las dosis de terror brillan por su ausencia.

Humor de sal gruesa con gags torpes que casi nunca funcionan.

Debe ser una de las pocas películas en las que Gloria Guida no enseña parte de su anatomía.




Emilio Panzironi: "¡Cajero!¡Estúpido!"

Giorgio Allegri: "¿Cómo dijo?"

Emilio Panzironi: "¡Estúpido! Soy Emilio Panzironi. Deme un talonario de cheques."

Giorgio Allegri: "Director, hay un señor que quiere una libreta de cheques, y me llamó estúpido. Incluso para nuestra institución crediticia..."

Director: "Eche un vistazo a la situación de este campesino."

Giorgio Allegri: "Panzironi,Emilio. 2 billones, 893 millones,450.000..."

Director: "¡Dale el talonario de cheques, estúpido!"

Mi mujer es una bruja (1980): Una bruja condenada a la hoguera llega a un pacto con el diablo para reencarnarse varios siglos después.

Fracchia contro Dracula (1985): Un agente inmobiliario debe vender una casa de inmediato para no ser despedido de su trabajo. Su cliente le pide una gigantesca casa a bajo precio. Sorprendentemente el tipo encuentra algo que se ajusta a esa exigencia, lo único malo es que la vivienda se encuentra en Transilvania y no parece estar vacía.

Ropas que flotan atadas con sedal, un violín que se toca solo,espíritus invisibles que propinan puntapiés...Un auténtico derroche de efectos en definitiva.


La presencia de Gloria Guida suele ser sinónimo de erotismo,pero en este filme lo más que veremos será a una de las sirvientas en ropa interior.


"La casa stregata" no funciona como comedia de terror, y lo que es peor, ni siquiera como comedia ligera. Sus infantiles gags y sus caricaturescos personajes hacen que sea el instrumento idóneo para ayudarnos a echar una cabezada en la sobremesa de un domingo cualquiera.
Existen pocas razones para someterse a la tortura de ver este filme dirigido por Bruno Corbucci. Una de ellas podría haber sido la presencia de la bella Gloria Guida, pero su peso en esta cinta es secundario y su actitud más que recatada, máxime teniendo en cuenta su historial cinematográfico.











0 comentarios :

Comentarios,amenazas,agradecimientos...