Project Metalbeast (1995)


La CIA ha decidido llevar a cabo un proyecto secreto para crear una raza de supersoldados.
Para ello necesitan ni más ni menos que extraer la sangre de un licántropo que pernocta en un abandonado castillo húngaro.

Tras acabar con la bestia y llenar varias probetas con su sangre, los agentes llevarán las muestras al laboratorio. Allí, la doctora encargada de la investigación les dará una mala noticia: los experimentos van lentos y la sangre aún no se puede inyectar en humanos.

Butler, el agente que abatió a la bestia, se niega a esperar ni un minuto más y, ni corto ni perezoso, decidirá inyectarse la sangre. Como no podía ser de otra manera el tipo se convertirá en hombre lobo y comenzará a matar indiscriminadamente.



Los forenses no pueden hacer todo el trabajo solos. A veces necesitan que alguien les eche una mano.
Afortunadamente el malvado Coronel Miller, cabecilla del proyecto, usará su pistola cargada de balas de plata para abatir a esa aberración de la ciencia.

20 años después,nos toparemos con un grupo de científicos que se halla en la última fase de experimentación de una piel sintética. Ahora lo único que necesitan son voluntarios que acepten convertirse en los conejillos de indias de este tratamiento experimental.

Ahí es donde entra en juego el pérfido Miller. Este execrable militar que está en todos los fregados, les proporcionará un cadáver en el que realizar el transplante. Solo hay un problema: se trata del cuerpo criogenizado del agente que se convirtió en licántropo.



Las agresiones en los centros sanitarios se han multiplicado exponencialmente en los últimos años.



El guión.Es un disparate absoluto,pero al menos es una vuelta de tuerca original dentro del tedioso cine de licántropos de los 90.

El maquillaje. La bestia está bastante bien realizada y los escasos momentos sangrientos no desentonan.

El humor negro del Coronel Miller.

Se echa de menos mayor cantidad de muertes y más explícitas. Se queda muy corto en este apartado.

El tramo central de la película es demasiado lento, y apenas ocurre nada relevante.




Doctora Barnes: "Saben, ha habido mucha especulación sobre el origen de esta sangre."

Coronel Miller: "Tiene demasiados conocimientos como para creer en este tipo de rumores, ¿no es cierto doctora?"

Doctora Barnes: "Tarde o temprano lo averiguarán".

Coronel Miller: "Su trabajo consiste en decirnos si la sangre está infectada, nada más."

Butler: "¿Esa es toda la sangre que queda?¿Dónde demonios está el resto?"

Doctora Barnes: "Es todo lo que tenemos."

Butler: "¡No queda nada para nosotros!"

Doctora Barnes: "Tengo que advertirle que si la usa en humanos el sistema inmunitario lo tratará como si fuera una infección. La sangre del sujeto mutará en un fluido parecido al pus.El cuerpo se hinchará como un globo. Habrá vómitos y fiebre, y el resultado será una muerte horrible."

Coronel Miller: "Esa es no es una imagen demasiado agradable,¿verdad doctora?"

"Full Eclipse" (1993): El detective Max Dire se une a un grupo de expeditivos policías de Los Ángeles que se inyectan un misterioso suero para poder acabar con la escoria criminal de la ciudad.

"Mamá diabólica" (1991): Una anciana cede una habitación a un músico ciego que en realidad resulta ser un monstruo peludo responsable de varios asesinatos.El tipo morderá a la octogenaria y ésta se convertirá en un licántropo con instintos homicidas.




El traje del hombre-lobo es bastante decente y los maquillajes de un nivel más que aceptable.
Las muertes por contra son bastante descafeinadas, y desaprovechan el potencial de la bestia.


Lo cierto es que el guión no da pie a la inclusión de ninguna escena de destape, pero no hubiera estado de más intercalar alguna durante algún tramo tedioso del filme.


"Project: Metalbeast" es una película de serie-B sin pretensiones, y como tal funciona bastante bien.
El guión es un sinsentido de principio a fin, pero en definitiva supone un soplo de aire fresco dentro del sub-género.
La escasez de presupuesto se deja notar en las localizaciones,en el número de muertes y en los decorados. Afortunadamente el traje de la bestia y los maquillajes son de un nivel superior, y eso se agradece.
Los actores por su parte, son más bien discretos, exceptuando al siempre correcto Barry Bostwick, que interpreta a un villano socarrón y ocurrente al que se le podía haber sacado más jugo.
En resumen, estamos ante un entretenimiento aceptable perpetrado en los 90 pero con un inconfundible aroma ochentero.








5 comentarios :

oliver garcia dijo...

buenos días David te pongo esta gran golpe al servicio de su majestad británica es del 67 de michele lupo, si la tienes y quieres poner el link directamente hazlo, gracias.

J_C_A dijo...

parece que merece la pena darle un visionado, muchas gracias por el link. saludos!

Horrorfanático dijo...

De nada.Debes ser de los pocos que agradecen el esfuerzo. ¡Un saludo!

Pupo dijo...

Gracias por el esfuerzo y el link!

Horrorfanático dijo...

Gracias a ti por valorarlo.

Comentarios,amenazas,agradecimientos...