The refrigerator (1991)


Steve y Eileen son una joven pareja que ha decidido dar el difícil paso de volar del nido materno.
Lo cierto es que la decisión ha sido bastante sencilla ya que ella no soporta a la harpía de su madre y él hasta hace poco trabajaba en un grasiento restaurante de poca monta con un sueldo miserable.

Afortunadamente Steve ha recibido una oferta de trabajo en unas oficinas de la gran ciudad que mejorará sus anteriores emolumentos.
El salario les servirá para afrontar con garantías el alquiler de un piso mugriento en un barrio conflictivo de la urbe. El sueño hecho realidad de toda pareja primeriza.

Por si la dicha no fuera suficiente Héctor, su sudoroso casero, les hará un espléndido regalo de bienvenida: el mugriento refrigerador que se dejaron los anteriores inquilinos.


Por muy italoamericano que seas, nunca te metas con un frigorífico de fabricación vietnamita.



Lo único malo es que se trata de un regalo envenenado.
La nevera comenzará a influir negativamente en sus vidas, lo que se traducirá en un distanciamiento entre los dos tortolitos.
Eso por no hablar de que el aparato tiene instintos homicidas y terminará fagocitando a más de un incauto.

¿Conseguirá esta pareja deshacerse de esta nevera infernal o terminarán engullidos por este engendro metálico de segunda mano?


"Cariño, acabo de instalar el nuevo aire acondicionado".


La premisa del filme es ciertamente original.

Algunos personajes grotescos como el del fontanero bailarín embutido en cuero.

Los dos actores principales están bastante correctos.

No aprovecha del todo las posibilidades del refrigerador asesino.

Se queda corto en el apartado sangriento.

Falla la conexión entre escenas. Parecen gags aislados sin vínculo argumental.



Héctor: "Hola señor Bateman, soy Héctor, de la agencia inmobiliaria en Manhattan. Tenemos un apartamento libre, muy muy barato".

Dave: "¿Cuánto es el alquiler, Héctor?"

Héctor: "No se preocupe, le haré un buen contrato. Le gustará".

Dave: "¿Dónde está ese apartamento?"

Héctor: "Avenida D".

Dave: "¿D de dedo?"

Héctor: "Jajaja...señor Bateman...¡D de diablo!"


La lavadora asesina (1993): Un inspector de policía investiga a tres hermanas tras recibir una llamada alertando de la existencia de un cadáver descuartizado dentro de su lavadora.

Alianza macabra (1995): En una vieja lavandería una máquina poseída por el diablo otorga poder a su dueño a cambio de vidas humanas.


Varias personas son devoradas por el frigorífico homicida con bastante derramamiento de sangre de por medio pero ninguna amputación visible. 


El vestido de la rubia protagonista se rasga tras quedar atrapado en la puerta del frigorífico, dejando ver por unos segundos su ropa interior.


"The refrigerator" es una inocente comedia de terror de bajo presupuesto a la que se le podría haber sacado mucho más partido. La idea principal (un frigorífico como puerta de entrada al infierno) tiene mucho potencial, pero jamás se llega a desarrollar por completo.
Varias de las sub-tramas se pierden en el olvido (¿qué ocurre con los malos tratos maternos?) y los diálogos dejan bastante que desear.
En el otro lado de la balanza están las competentes actuaciones de los dos intérpretes principales, y el hilarante personaje del bigotudo fontanero hispano Juan.
Puede que la película hubiera funcionado mejor como cortometraje, pero aún así no es de lo peor del género.





1 comentarios :

Cineneci dijo...

Ya la he visto, y muy de acuerdo con la critica de David. La pelicula es muy bizarra pero se queda a medio camino tanto como comedia negra como pelicula de terror, tenia potencial para mucho más, de hecho comienza bastante bien pero se difumina demasiado pronto. Aun asi, merece la pena echarle un vistazo al menos una vez en la vida, no es de las peores ni mucho menos en su género.

Saludos.

Comentarios,amenazas,agradecimientos...