Campfire Tales (1991)



Jason, Billy y Danny son tres jovenzuelos aficionados a los cómics de terror y a las acampadas nocturnas.
Mientras buscan ramas con las que avivar el fuego de su hoguera, se toparán con un inquietante y barbudo indigente en estado de embriaguez.
Ralph, así se llama el tambaleante tipejo, no parece una persona violenta; más bien un pobre diablo con ganas de compañía y de calentarse un rato al lado del fuego.



Mucha gente ya no sabe qué inventar para llamar la atención con la decoración navideña de su casa...


Al principio los muchachos desconfían de él, pero Ralph pronto sabrá ganárselos contándoles cuatro terroríficas historias basadas, supuestamente, en hechos reales.

En el primer relato, una pareja de tortolitos se encuentra haciendo manitas en un coche cuando escuchan por la radio la inquietante noticia de que un perturbado asesino se acaba de escapar de un cercano psiquiátrico.

En el segundo, un par de adictos al cannabis, con escasos recursos económicos,
deciden comprar mercancía de dudosa calidad a un extraño traficante.


Si tenéis pensado cambiar el color de vuestro coche, esta puede ser una alternativa barata a los costosos botes de pintura metalizada.


La tercera historia la protagoniza un "yuppie" malcriado que opta por asesinar a su madre en plena navidad, para cobrar cuanto antes su jugosa herencia.

Y por último, veremos como un marinero naufraga en una isla remota y se empeña en escapar con un tesoro maldito, pese a las advertencias de un habitante del lugar.

Historias simples,pero entretenidas en su mayoría.

Gran cantidad de gore y de muertes.

La presencia de Gunnar Hansen como narrador.


La escasez de presupuesto se deja notar en varios apartados, especialmente el musical, con melodías estridentes y machaconas que nos sacan de la película en más de una ocasión.




La caseta del terror (1995): El desfigurado propietario de una atracción de feria cuenta cinco terroríficas historias a un arrogante jovenzuelo y a su reciente conquista femenina.

Hellblock 13 (1999): Una asesina en serie decide contar tres historias de terror al verdugo que está a punto de ejecutarla.



Martin: "Si vas a consumir drogas, consume las adecuadas".

Chris: "¡Eh, no soy un yuppie!¡No puedo permitirme consumir cocaína!".



Larry: "¡Eh! Igual no deberíamos fumar tanta cantidad de esa mierda".

Chris:"¡¿Qué?! ¿Qué es lo que quieres?¿Una lista de ingredientes? ¿Qué crees que hay en el agua que bebes o en la comida que compras? Esto está hecho a base de ingredientes naturales. ¡Así que cierra el pico y fuma!".

Brazos amputados, heridas punzantes, un corazón arrancado, cuerpos que se deshacen, zombies putrefactos..."FX" casposos pero abundantes.


En la segunda historia,las paredes del sótano de los dos amigos están empapeladas con pósters de revistas para adultos.


Hacer una película sin dinero es complicado. Lograr que esa misma película sea entretenida puede resultar prácticamente imposible.

El raquítico presupuesto de "Campfire Tales" es evidente desde el primer momento, pero aún así la película consigue enganchar al espectador gracias a cuatro entretenidos relatos, aderezados con una gran cantidad de muertes y de efectos prácticos más que decentes.
La presencia de Gunnar Hansen (el hombre detrás de la máscara de "cara de cuero") aporta esa dosis de credibilidad imprescindible en toda producción con un reparto de actores de nivel "amateur".

"Campfire Tales" no está dentro de las mejores antologías de terror de los 90, pero es un entretenimiento digno de menos de hora y media de duración.









4 comentarios :

oscar ruiz dijo...

gracias David por esta aportación, tendrías por favor esta otra cuentos de la tercera dimension es de 1984 y esta dirigida por earl owensby, un abrazo.

Horrorfanático dijo...

De nada,Óscar.Espero que la disfrutes.
Probablemente sí que la tenga.La pondré en la cola de publicación.
Un abrazo.

J_C_A dijo...

pues me convenciste de verla, parece caspa de calidad

Horrorfanático dijo...

Esa es la mejor definición de la película,sin duda.

Comentarios,amenazas,agradecimientos...