10 directores que murieron en una película de terror


Cuando un actor forma parte del reparto de una película de terror tiene muchas papeletas para terminar muriendo. Es ley de vida, todos lo sabemos.
Lo que no es tan frecuente es ver a directores de cine feneciendo a manos de sanguinarios psicópatas, en parte, por que habitualmente son ellos los que están supervisando las escenas desde su silla.
Sin embargo, en contadas ocasiones, estos realizadores se ponen el traje de faena y hacen sus pinitos como intérpretes.
En esta lista repasamos a 10 directores que participaron en una película de terror y no vivieron para contarlo.




Tom Holland (no confundir obviamente con joven actor que interpreta a Spiderman últimamente) siempre será recordado por dirigir dos clásicos del terror ochentero: "Noche de Miedo" y "El muñeco diabólico".
Cierto es que tras estos dos destacados trabajos, su trayectoria ha dejado bastante que desear, salvándose de la mediocridad únicamente "Thinner" y su magnífico episodio para la serie "Masters of Horror" "We all scream for ice cream".

 Pero Holland también se ha puesto delante de la cámara en un puñado de ocasiones, y en una de ellas para ser masacrado por Victor Crowley, el palurdo sureño deforme de la saga "Hatchet".

Una muerte ciertamente poco gráfica tratándose de una de las trilogías de terror más sangrientas de los últimos tiempos.


video

Puede que unos cuantos os preguntéis quién diablos es Scott Spiegel.
Este director nacido en Michigan, destaca más por sus amistades que por su filmografía.
Baste decir que es amigo de la infancia de Bruce Campbell y Sam Raimi (los tres estudiaron en el mismo instituto), y que movió los hilos para que ayudaran a Tarantino a producir "Reservoir Dogs".
Por si esto fuera poco, cuando se mudó a California, compartió piso con los hermanos Cohen, y con las actrices Kathy Bates y Frances McDormand.

En cuanto a su carrera como director, su Ópera Prima "Intruso en la noche", sigue siendo a día de hoy su mejor y más sangriento trabajo.
También se puso detrás de las cámaras para dirigir "Abierto hasta el amanecer 2" y "Hostel 3", seguramente recomendado por su amigo Quentin.

Pero lo que nos interesa es que el bueno de Scott también se curtió como actor en producciones de escaso presupuesto, y una de ellas fue "Skinned Alive" (1990), una cinta de terror de serie b en la que encarnaba a un perturbado que despellejaba a sus víctimas para luego vender sus pieles.
Y por supuesto acabó perdiendo la vida de esta forma tan ridícula que veréis a continuación.

video



En la última década han surgido varios directores que han revitalizado el género del terror.
La crítica considera a Ti West uno de ellos, aunque personalmente su estilo no es santo de nuestra devoción.
"La casa del diablo", "The Inkeepers", o "The Sacrament" son algunos de sus trabajos más destacados.

Sin embargo, para nosotros, su gran contribución al cine de terror, fue morir vilmente en el fabuloso "slasher" moderno "Tú eres el siguiente" (2011).
En este filme, West se parodiaba a si mismo, encarnando a un director de documentales alternativos que era eliminado a las primeras de cambio.


video


Eli Roth es un director conocido de sobra por todos.
Saltó a la palestra con la más que correcta "Cabin Fever" y puso su granito de arena para popularizar el sub-género conocido vulgarmente como "torture-porn" con las dos entregas de "Hostel".
Se diría que últimamente ha perdido un poco el rumbo, tras dos fracasos consecutivos de crítica y taquilla (las infumables "Infierno Verde" y "Knock,Knock"), pero esperemos que pronto se redima y desate de nuevo su lado violento con el "remake" de "El justiciero de la ciudad".

Sea como fuere, Roth siempre podrá lamerse las heridas poniéndose delante de la cámara. Lo ha hecho en más de una ocasión, y hemos de decir que no se le da nada mal.
Una de sus actuaciones más memorables fue la de DJ socarrón y pervertido en el festival de pechos y mordiscos "Piraña 3D".
Y lo mejor de todo es que, como no podía ser de otra menera, Roth acaba siendo pasto de los voraces peces prehistóricos.


video


A estas alturas no vamos a descubrir a Quentin Tarantino.
Su gusto por la violencia y su predilección por el cine de culto nos ha procurado grandes momentos en la gran pantalla.
Pese a que su vocación indudable es la de dirigir y escribir, también se ha levantado de la silla para ponerse delante de la cámara en más de una ocasión, casi siempre en pequeños papeles dentro de sus propias películas, o en producciones dirigidas por su buen amigo Robert Rodríguez.

Y Tarantino no solo ha muerto atrozmente una vez, sino dos.
La primera la repasamos en "Derretidos", otro top 10 de "Horrorfanático", dedicado a las muertes por descomposición más impactantes del género.

La segunda, muchos la recordaréis, es aquella en la que la versión vampírica del director moría a manos de George Clooney en "Abierto hasta el amanecer".



video


El nombre de Larry Fessenden puede sonarle a chino a más de uno, pero su rostro inconfundible probablemente le resulte más familiar a los seguidores del cine de terror y de serie b.
Este director  lleva más de tres décadas dedicado a la ingrata tarea de sacar adelante películas de terror independientes.
Afortunadamente para él, sus facciones le han  procurado una interesante carrera como actor, que probablemente resultará mucho más sencilla que buscar financiación lejos de las grandes productoras.
Fessenden ha participado en filmes del calibre de "Sesión 9", "We are still here" o "The Mind's eye".

Pero su actuación más memorable..y repugnante fue en "Cabin Fever 2", donde encarnaba a un camionero que acababa siendo infectado por una bacteria letal que se come la carne.


video

Todo el mundo sabe que dos de los tres primeros trabajos de Peter Jackson como director son hoy en día unos clásicos del cine gore.
"Bad Taste", su ópera prima, costó poco más de 130.000 euros, y con tan paupérrimo presupuesto, el realizador tuvo que optimizar recursos.

Una forma de ahorrar fue la duplicación de papeles, y es que varios de los actores del reparto encarnaron a más de un personaje, incluido el propio Jackson.
El otrora orondo cineasta, interpretaba a uno de los torpes alienígenas que llegaron a la Tierra en busca de carne humana para sus restaurantes de comida rápida intergaláctica.
Y como muchos recordaréis, al final moría de un modo bastante torpe y cómico.



video

John Waters es uno de los directores más transgresores de todos los tiempos.
La temática de sus películas desde luego no es para todos los públicos, y algunas de sus escenas (como la de los excrementos de "Pink Flamingos") siguen grabadas en la retina de muchos espectadores a día de hoy.

El tipo sigue en la brecha con más de 70 años, y aunque hace más de una década que no dirige una película, de vez en cuando enseña su cincelado bigote en la gran pantalla.

Lo que pocos esperábamos es ver a Waters en una película de la saga "El muñeco diabólico", pero esto ocurrió en 2004, cuando el director de Baltimore encarnó a un fotógrafo pervertido. Un papel que guardaba bastantes similitudes con su propia persona.

Al final el pobre Waters se topaba con el malvado Chucky y como podéis imaginar, la cosa no terminaba demasiado bien.


video


El director de "Posesión infernal" no es muy dado a ponerse delante de las cámaras, pero en 1989 hizo una excepción para aparecer en "Intruso en la noche", la película dirigida por su amigo de la infancia Scott Spiegel.

Raimi daba vida a Randy, un empleado de supermercado que trabajaba en la carnicería.
Un trabajo efímero, ya que el psicópata que deambulaba por los pasillos del establecimiento, terminaría acabando con su vida con una brutalidad inusitada.



video


La sangre y la violencia están presentes en muchas de las películas del director canadiense David Cronenberg.
¿Quién no recuerda la escena de la cabeza explotando de "Scanners"?
¿A alguien se le ha borrado la memorable fractura de nariz que Viggo Mortensen provoca a uno de los sicarios de Ed Harris en "Una historia de violencia"?

Este arriesgado realizador también tuvo un memorable y efímero papel en la delirante "Jason X".
James Isaac (director de "Jason X") fue el encargado de los efectos especiales de "Existenz" , y suponemos que Cronenberg le quiso devolver el favor interpretando al doctor Wimmer, un profesional cobarde y sin escrúpulos que vivía los suficiente como para comprobar que Jason Voorhees no hubiera desentonado en la prueba de lanzamiento de jabalina de unos Juegos Olímpicos.

video

0 comentarios :

Comentarios,amenazas,agradecimientos...