El hombre rata (1988)


En una isla paradisíaca, un desequilibrado doctor decide crear un híbrido hombre-rata con el fin de ganar el premio nobel. Sobra decir que jamás llegará a obtener el codiciado galardón, pero al menos sí conseguirá dotar de vida a su aberración genética.
Lo malo es que el perturbado científico no ha podido invertir demasiado en medidas de seguridad, por lo que el peludo roedor humanoide no tendrá demasiadas dificultades a la hora de escapar de la jaula de periquitos en la que está encerrado.


Esta es la nueva coreografía que promete catapultar a España hasta el primer puesto en el concurso musical de "Eurovisión".

La bestia homicida pues, tendrá carta blanca para desplazarse por un enclave paradisíaco, repleto de turistas y jovenzuelas en bañador.

Días después de la fuga, las autoridades locales descubrirán a una modelo muerta y llamarán a su hermana Terry para proceder a la identificación del cadáver.
Afortunadamente para la chica, el fiambre no pertenece a ningún miembro de su familia.
Aún así, Terry decidirá permanecer en la peligrosa isla, para tratar de encontrar a su desaparecida hermana. Para ello contará con la inestimable ayuda de Fred Williams, un curtido escritor de pelo en pecho al que acaba de conocer en un taxi.


He aquí un ejemplo claro de por qué hay que dejar siempre la tapa del retrete bajada... 

La presencia de la musa italiana del destape Eva Grimaldi.

Producción bastante pobre que se deja notar sobre todo en decorados y maquillaje.

El hombre-rata apenas aparece, y cuando lo hace resulta muy decepcionante.

Los actores principales pasan de puntillas por la película, y de los secundarios, como el inspector de policía, mejor no hablar.

El alimento de los dioses (1976): Un grupo de amigos decide ir de caza a una remota isla canadiense, sin saber que el lugar está infestado de gigantescas criaturas, entre las cuales se encuentran unas voraces ratas homicidas.

Fieras radioactivas (1982): Las ratas de una ciudad han crecido de forma acelerada tras ingerir granos de maíz adulterados con anabolizantes.



Marilyn: "Pero, ¿qué clase de monstruo es?"

Dr. Olman: "No es tan imposible como parece. Tiene ambas características, las de los simios y las de los roedores. No se qué causó esto, pero también esconde un poderoso veneno para el cual no se conoce antídoto. Su inteligencia es sorprendente. Tiene los instintos de una rata y la inteligencia de un mono. Es una combinación muy peligrosa."

Heridas en la cara y extremidades por zarpazos del hombre rata, y algún que otro miembro amputado.
El disfraz del hombre rata es bastante precario, y se reduce a uñas y dientes de plástico pegados con pegamento y a un traje de pelo que probablemente no costó más de 50 liras.


Veremos a varias modelos con ceñidos bañadores posar para un fotógrafo, y a Eva Grimaldi enseñar sus atributos más de una vez, incluyendo una escena de desnudo integral en la ducha.


"El hombre rata" es puro cine "trash" italiano. Desde el tronchante guión, hasta las pobres actuaciones, pasando por los interminables contoneos de la Grimaldi, todo rezuma caspa en cantidades industriales.
Y qué decir del "hombre-rata". En lugar de crear una bestia con efectos prácticos, aquí se optó por disfrazar al actor enano Nelson de la Rosa.
El resultado solo se puede calificar de catastrófico.
Lo malo es que el filme ni siquiera entra en la categoría de "good bad flick", ya que su ineptitud no llega a sacarnos ni una sola sonrisa.
En definitiva estamos ante un filme prescindible, salvo para los fanáticos del cine basura ochentero con aroma italiano.






0 comentarios :

Comentarios,amenazas,agradecimientos...